EDUCACION PARA EL TRABAJO


CONCEPTO

Características del aprendizaje

A pesar de que los seres humanos han tenido la capacidad de sobrevivir y evolucionar debido a que pudieron transmitir conocimiento, la definición de educación nos señala que la enseñanza (como profesión) sólo se hizo presente en tiempos recientes. Existieron sociedades antiguas que lograron avances sustanciales con respecto al conocimiento del mundo en el que vivimos; en estas organizaciones sociales, fueron ciertas personas las encargadas de educar a los jóvenes a través de sus vivencias y conocimiento previo adquirido. En lugares como Egipto, China e incluso Judea, la educación solía ser impartida por sacerdotes; los docentes de la época gozaban de un elevado prestigio así como de privilegios.
Todos los estudiantes debían honrar religiosamente a su profesor porque éste era considerado el guía de la salvación; los antiguos griegos formaron parte de las civilizaciones más cultas y en sus obras literarias, artísticas y políticas se puede divisar la devoción por aprender. Los más ricos mantenían entre sus sirvientes a profesores que solían ser esclavos de pueblos conquistados; en la Edad Media, la Iglesia fue la responsable de impartir el concepto de la educación. La misma se llevaba a cabo en monasterios o en centros de aprendizaje que evolucionaron hasta llegar a tomar la forma de universidades. La definición de educación no sólo hace referencia a los profesores y docentes sino que también a los padres o tutores de los niños; los conceptos que suelen enseñarse en las escuelas no siempre son los mismos que se aprenden en el hogar del núcleo familiar. Es fundamental que los padres les enseñen a sus hijos a discernir, a diferenciar lo bueno de lo malo, lo correcto de lo incorrecto y los valores morales y éticos en los cuales se debe desarrollar; sin estos conceptos fundamentales el niño puede ser un excelente profesional pero una persona muy pobre en su interior.

La educación para adultos se basa en un programa de aprendizaje diseñado para dar una respuesta apropiada a las necesidades de los adultos, esto sucede debido a que éstos necesitan compatibilizar el estudio con otras responsabilidades familiares y laborales.


http://www.abcpedia.com/diccionario/definicion-educacion.html


APORTACION DE GABY...

EDUCACION PARA EL TRABAJO

external image home_foto7.gif
La educación para el trabajo en un mundo cambiante
El poder se conserva con los avances científicos y tecnológicos; la educación para el trabajo está ante la disyuntiva de contribuir a cambiar esta situación o perpetuar las relaciones de dominación en la sociedad.

Palabras clave: ciencia, tecnología, formación para el trabajo, currículo, pedagogia

En la educación para el trabajo se ubicaría las estrategias sociales dirigidas a solventar las desigualdades económicas de la población. Para ello, se espera que los nuevos trabajadores sean "personas que permanentemente desarrollan habilidades técnicas y profesionales que los hacen empleables y que son capaces de agregar valor en su trabajo. Gente con más habilidad intelectual, comunicacional y de trabajo en equipo. Trabajadores que se ganan el pan con el sudor de sus mentes" (5). De esta forma el sentido educativo se debe enfocar hacia la apropiación de procedimientos intelectuales que, independientemente del contenido de las disciplinas científicas, permitan a las personas adecuarse inteligentemente a las tendencias económicas predominantes. Por eso "el profesional de hoy debe comenzar a administrarse a sí mismo como si él fuera una empresa; como un proveedor más que un empleado, ser capaz de negociar, traducir, interpretar, capacitar, unir y proporcionar servicios. Son tres las características básicas: ser empleable-descartable, poseer mentalidad de proveedor independiente y poseer un alto grado de flexibilidad"(6). En esta perspectiva se actúa en el campo educativo, surgiendo iniciativas tendientes a privilegiar currículos enfocados hacia la formación en competencias cognitivas a través de la disolución de las disciplinas académicas en proyectos interdisciplinarios, donde lo importante no es el qué se aprende, sino cómo el pensamiento de los estudiantes se asimilan y acomodan a su entorno.

external image imagen2.jpg?0000000000external image trabajo-infantil.jpg


La critica en y desde la formación para el trabajo
Una perspectiva ante las contradicciones que afrontan los sistemas productivos y educativos resultado del impacto de las nuevas tecnologías, no es negarse a ellas, sino asimilarlas en la búsqueda de una sociedad distinta y mejor a la de hoy. En ese sentido desde la pedagogía, la formación de nuevas generaciones y la formación para el trabajo tienen tiene varios retos.
Uno de ellos hace relación a la definición de los fines de la educación. ¿La educación debe resolver básicamente el problema de su relación con la economía y la el condicionamiento ciudadano de las nuevas generaciones?. ¿Debe formar para la revolución social en el reino de las libres fuerzas del mercado?.
El asunto es orden pedagógico. ¿Para qué educamos?. Juan Amos Comenio planteaba que el fin último era la perfección humana, prueba de nuestra naturaleza divina, la cual solo se alcanzaba a través del cultivo de nuestra principal virtud: el conocimiento. El conocimiento del mundo, de la sociedad, la naturaleza, las formas y los principios. Con ello reivindicaba la necesidad de que todos pudiesen apropiarse de lo más avanzado de la producción científica, para comprender desde la ciencia el mundo en que estamos. La orientación pedagógica es la transformación de la sociedad, no en cualquier sentido, sino en el que indica la justicia social en una de sus mejores formulaciones: la dignidad humana en los términos de la declaración universal de los derechos humanos.
De esta forma, la educación es un derecho para que todos puedan disfrutar de todos los avances del conocimiento en cada una de las áreas que determinan sus objetos de investigación.
La reflexión acerca de los fines de la educación debe concitar la recuperación de sus contenidos. La critica al memorismo, o a los deficientes resultados en las pruebas de calidad de la educación, no pueden ser atribuidas, sin más, a las asignaturas que se enseñan. Estas podrán estar desactualizadas, o enseñadas si la metodología apropiada o sin los recursos didácticos necesarios, que en estos casos deben buscarse las condiciones necesarias para superar estas deficiencias. Pero en sí misma éstas no han fracasado como se les quiere hacer ver a nombre de nuevos paradigmas del conocimiento, que ubican en el sujeto la construcción de la realidad. Perder de vista los problemas que cada disciplina aboca, es abandonar la perspectiva crítica que cada una comporta.
Considerar que cada disciplina es superada por la de moda interdisciplinariedad, es pasar por alto que cada campo científico es en sí mismo interdisciplinario. Esto convoca a que las nuevas generaciones se acerquen al núcleo duro de los problemas de las ciencias. De esta manera, no se trata de contextualizar las ciencias para que los muchachos las entiendan. Se trata de contextualizar a los estudiantes para que comprendan los principales problemas de las ciencias.
Indudablemente las metodologías de educación deben cambiar. Esa es una premisa desde la pedagogía. Comenio, a principios del siglo XVII, creó el primer texto ilustrado para la enseñanza de la lengua. Su entusiasmo era tal por la imprenta que se asemeja al optimismo que hoy despierta Internet. Y en ambos casos, libro y red de redes de ordenadores, antes una amenaza se constituyen en una oportunidad para que las nuevas generaciones apropien conocimientos. Para que se formen en las estructuras del conocimiento científico. Para que se planteen nuevos problemas y comprenden el sentido ético y político que concita el acceso al conocimiento. Para que se acerquen a la explicación de las cosas. Para comprender que ningún orden social es natural y dado para siempre.
La formación para el trabajo presupone especialmente que en las instituciones educativas se realice la critica desde los hechos a la contradicción entre los avances tecnológicos y las formas de organización de la sociedad. De esta forma se podrá plantear la tecnología como un medio para viabilizar relaciones de poder en la escuela, democráticas y participativas.
Esto implica que campos del conocimiento como la filosofía, la historia, la geografía, la economía y la ciencia política, así como la ética y la estética, son claves a la hora de formar la identidad social de cada sector de la sociedad. El conocimiento de la historia del sindicalismo, por dar un ejemplo, es un campo que debe ser objeto de tratamiento en los planes de estudio de las nuevas generaciones de trabajadores. Y es en esta perspectiva que el debate acerca de la educación para el trabajo puede aportar a dar sentido critico al uso de las nuevas tecnologías, para colocar el objetivo de la dignificación del ser humano como el principal camino a seguir.

Competir para ser competitivos
Producir más mercancías (tangibles o no), de mejor calidad y en menos tiempo, genera condiciones para competir en los mercados, no solo a partir de materias primas baratas, sino también con el valor agregado por la aplicación de los resultados de la ciencia y la tecnología. Esta podría ser una afirmación general para expresar la capacidad de una empresa o país para competir en el mercado internacional. Se estaría planteando así el concepto de competitividad.
Para lograr niveles competitivos en una economía, se requiere, entre otros elementos, incorporar nuevas tecnologías y controlar los salarios de los trabajadores, para con ambos factores bajar costos y aumentar ganancias. Se precisará consecuentemente de la apropiación social (y particularmente empresarial) de los avances en ciencias aplicadas, junto con el disciplimaniento del trabajo acorde a los nacientes ambientes laborales.
En el campo tecnológico se plantea superar las diferencias entre países en cuanto a su nivel de productividad, para lo cual se recomienda "un gran esfuerzo hacia la modernización tecnológica tanto de los equipos y de las tecnologías de proceso, como de las formas de organización del trabajo y de la producción, también sumamente atrasados" (2). De nuevo, se observa la tendencia a asimilar de los avances tecnológicos aquello instrumental, o los procedimientos más eficaces para incrementar las ganancias de las empresas. Se mantiene la lógica de preservar el sistema vigente como el criterio de validez de las políticas dirigidas a la mejorar la competitividad, dado que esta se "puede definir como la capacidad de los países para insertarse exitosamente en la economía mundial (...) La competitividad de una nación es el grado al cual se puede producir bajo condiciones de libre mercado, bienes y servicios que satisfacen el test de los mercados internacionales, y simultáneamente incrementar los ingresos reales de sus ciudadanos. La competitividad en el ámbito nacional esta basada en un comportamiento superior de la productividad






RECONCEPTUALIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN DE ADULTOS

En todo concepto de educación subyace un concepto de hombre que guía el proceso de enseñanza- aprendizaje y las características que deben tener los factores que intervienen en él: A manera de ejemplo puede decirse que si se tiene un concepto del sujeto de educación de adulto como una persona con experiencia, conocimientos y habilidades, pero a la vez con situaciones problemática y con interés, necesidades y expectativas diversas según cada individuo se tendrá un concepto de educación de adultos muy diferente al que se tendría bajo la idea de que nuestro usuario son personas ignorantes, sin interés ni habilidades, para el aprendizaje.
Se considera entonces una educación diversificada ya que si bien el tiempo en el que se atiende a los adultos en el mismo, el lugar donde se desarrollaron y adquirieron un bagaje de conocimientos y habilidades y donde siguen aprendiendo tienen variantes de acuerdo a las regiones del país.

OFRECIMIENTOS DE COMPETENCIAS BÁSICAS

Los cambios que están ocurriendo actualmente en la industria mexicana, obligada a competir con los productos y los mercados internacionales, demandan también el desarrollo de una fuerza laboral capaz de participar efectivamente en nuevas formas de realización y organización del trabajo.
Esto requiere un replanteamiento del papel de educación, en el sentido de proveer los fundamentos de una fuerza del trabajo flexible con múltiples habilidades, es decir, una educación vocacional, y técnica relacionado con un amplio campo de competencias vinculadas al trabajo productivo.
En una primera aproximación, una persona que se incorpora al proceso productivo ya sea en el sector informal o en el formal, requiere de una serie de conocimientos que le son proporcionados por la educación básica.
Estos conocimientos corresponden a una formalización académica general: el lenguaje, las matemáticas, la historia, el civismo, la biología, la física, la química, la geografía, etc.
Además, requiere de una capacitación especifica para la actividad productiva que va a desarrollar, por lo general dicha capacitación es adquirida en el sistema de educación técnica del país o en el desempeño del puesto del trabajo. Esta capacitación, que puede denominarse formación tecnológica específica, permite a la persona desempeñase de manera eficiente dentro de una función particular.
Para tal efecto se deben realizar todas las adecuaciones necesarias para que los contenidos educativos respondan a las condiciones, necesidades y característica de los adultos, mientras que el segundo aspecto mencionado debe correr a cargo de las empresas, o bien, de instituciones de educación tecnologota y otras instancias capacitadoras.
Los conocimientos, capacidades y aptitudes que exige el adulto son aquellas competencias que requiere cualquier persona no solo para ser eficiente en el mercado de trabajo, sino para contribuir al impulso de las formas de autoempleo que se ubica fundamentalmente en le sector informal de la economía, así como las correspondientes al sector rural. Estas competencias son esenciales para una participación efectiva en el trabajo, claves para asegurar la continuidad educativa y en general, para la vida adulta. [[#_edn1|[i]]]
Estas competencias básicas se refieren, en términos generales, a la capacitación de lectura y redacción, manejo de las matemáticas, habilidad de expresión oral y escrita, facilidad para pensar de modo creativo, capacidad para la solución de problemas y la toma de decisiones, responsabilidad individual, autoestima y sociabilidad, así como el desarrollo de estrategias para aprender a aprender.
Todas estas competencias deberán ser parte substancial de los contenidos de la nueva educación básica para adultos, por lo que se requerirá estructurar un Nuevo Modelo Educativo para la Educación Básica de Adultos.
A continuación se presenta una glosa genérica de dichas competencias básicas;
- Capacitación básica para la lectura: Localizar, entender e interpretar información escrita en documentos, manuales, gráficos, mapas, y programas de trabajo.
- Capacidad básica de redacción: Comunicar por escrito pensamientos, ideas, datos y mensajes, así como preparar cartas, informes, propuestas, flujo grama y gráficas.
- Capacidad para el manejo de las matemáticas: Realizar cálculos básicos con enteros y porcentajes, utilizar índices, graficas y diagramas para obtener o transmitir información cuantitativa, así como expresar ideas y conceptos matemáticos oralmente y por escritos.
- Habilidad de expresión ; Organizar ideas y comunicar mensajes en conversaciones, discusiones y exposiciones en grupo.
- Manejo de información; Adquirir, organizar, interpretar, comunicar y evaluar datos de manera sistemática, en forma escrita o electrónica.
- Capacidad para pensar de modo creativo: Combinar ideas o información de manera innovadora, haciendo conexiones entre diversas ideas y conceptos para poner de relieve nuevas posibilidades.
- Habilidad para la toma de decisión; Especificar metas y limitaciones, elaborar y escoger entre alternativas.
- Capacidad para la solución de problemas: Reconocer la existencia de un problema, identificar sus causas y diseñar e instrumentar un plan de acción para resolverlo.
- Aprender a aprender; Reconocer y utilizar técnicas de aprendizaje para aplicarlas en la adquisición de nuevos conocimientos y destrezas en situaciones conocidas o en constante transformación.
- La ciudadanía moderna; Participar calificada y concientemente en las decisiones políticas y sociales que van delimitando a nuestra sociedad, con la finalidad de generar mejores condiciones de vida.
- Ecología; Capacidad para equilibrar el uso y la preservación de la naturaleza, lo que implica alcanzar un nuevo equilibrio entre el hombre, la tecnología y la naturaleza.
- Criticidad; Capacidad para establecer juicios de valores sobre situaciones deseables, mediante el análisis de los recursos disponibles y el conjunto de situaciones y relaciones sociales y existentes.
- Cultura tecnológica; Comprensión de los procesos productivos y administrativos del mundo del trabajo, así como del funcionamiento de la economía y de los cambios tecnológicos en general.
- Responsabilidad individual: Establecer metas personales y perseverar en alcanzarlas, prestando atención a los detalles y concentrándose en la actividad mostrar normas de conducta con respecto a la asistencia, puntualidad y optimismo en las tareas.
- Autoestima: Valorarse a sí mismo y demostrar que se conocen las propias destrezas y habilidades, conciente del impacto que se tiene sobre los demás.
- Sociabilidad: Demostrar comprensión, amabilidad, adaptabilidad e interés por los demás.
- Capacidad de trabajo en equipo: Saber oír, intercambiar ideas, coordinar iniciativas, sumar esfuerzos y trabajar por metas comunes.
Con esta propuesta se podría organizar por primera vez en la historia de la educación de adultos en México, un currículum que establezca la coherencia necesaria entre alfabetización, primaria y secundaria, ya que lo que hasta ahora ha existido han sido programas o modelos independientes entre sí, sin la adecuación continuidad entre un nivel y otro.
Por otro lado, se haría realidad viejos anhelos de la ecuación de adultos, ofrecer contenidos diferentes vincular la educación con la del trabajo, acreditar el saber adquirido por la experiencia y dejar de ofrecer una educación supletoria. [[#_edn2|[ii]]]


http://www.google.com.mx/url?sa=t&source=web&cd=2&sqi=2&ved=0CCwQFjAB&url=http%3A%2F%2Fwww.cesdonbosco.com%2Frevista%2Fcongreso%2F40-Esteban%2520Ruiz%2520Colosio.doc&rct=j&q=educacion%20para%20el%20trabajo%20en%20mexico&ei=yqjjTdaePMft0gHl2omsBw&usg=AFQjCNGcP4Bb_qeEmbfPs3k531j_iOj7EA&sig2=ptCdbwAFWEj8Gvq9QxJbxg&cad=rja

comento equipo, de enrique ordoñez y yocelin hernandez






EDUCACIÓN PARA EL TRABAJO
es el proceso formativo-informativo institucionalizado o no que pretende desarrollar todas las esferas de la unidad biopsicosocial que es el humano para incorporarlo en el proceso productivo de la mejor manera posible y cumpla así con las espectativas de eficiencia, eficacia y efectividad.
Esto lo dijo, palabras más, palabras menos, Luis Pasos, en México. Yo no lo comparto, pero ahí está.

www.abcpedia.com/.../**definicion**-**educacion**.html.
aportacion del la educacion vial( mayli lopez)


¿QUÉ ES EDUCACIÓN PARA EL TRABAJO?


La educación para el trabajo consiste en aprender a prestar el mejorservicio personal mediante el propio que hacer profesional, presente y futuro.
Como es obvio, ello supone entender que en la educación –y, por tanto enla educación familiar- el éxito no es un fin sino un medio: el fin es elservicio, el mejor servicio.


También supone entender el trabajo como un servicio. En efecto, todotrabajo lícito, todo trabajo humano es un servicio. Es un servicio personal,doblemente personal, en cuanto que su autor y destinatarios son personas, y unservicio social, puesto que, bien hecho contribuye a la mejora de la sociedad.
Dicho de otro modo, la educación para el trabajo consiste en aprender arealizar un trabajo humano. Y ello requiere saber que es un trabajohumano, como se aprende a trabajar así y en donde se puedeaprender.
APORTACION DE EDUCACION VIAL.
GLENNYS IVONNE MENDEZ PEREZ.
WEBGRAFIA:
http://www.mixcoac.upmx.mx/document.aspx?doc=7631


-------------------------------------------------------------------------


EDUCACION PARA EL TRABAJO



external image edu_trab1.gif


CONCEPTO

La División surge fundamentalmente para fomentar la educación académica permanente en los niveles de postgrado, pregrado, tecnológico, técnico y laboral mediante diplomados, cursos, talleres seminarios, congresos, carreras técnico laborales y capacitación para el trabajo. Esto con el fin de contribuir en la formación de personas con un alto nivel de desarrollo de conocimientos, habilidades y destrezas en búsqueda de la de la productividad y el mejoramiento continuo, promoviendo acciones de desarrollo empresarial.

Los cambios operados en los sistemas productivos internacionales han conllevado a las autoridades gubernamentales de diversos países a plantearse reformas educativas para adecuar la formación de nuevas generaciones a las exigencias de la economía mundial. Entre los tópicos reformistas se encuentra la formación para el trabajo, acorde con el papel preponderante de la información, el conocimiento, las nuevas tecnologías y las formas de organización en los procesos de producción de mercancías.

Los argumentos que soportan las reformas se dirigen a sostener que el mundo ha cambiado totalmente con los avances tecnológicos; especialmente en los campos de la información y la comunicación. Se anuncia de nuevo un nuevo mundo, el de la sociedad del conocimiento, como marco general para formar para el trabajo antes que para el empleo, para la flexibilidad antes que para la estabilidad laboral, para el trabajo en grupo antes que para la individualidad y para, entre otros cambios, el dominio de competencias básicas antes que para el aprendizaje de disciplinas científicas. Todo ello dirigido a garantizar una educación para la competitividad de las naciones.

La fuerza que el consenso sobre estos temas genera, se constituye en manto ideológico que invita a la duda. En este sentido es necesario analizar que los avances tecnológicos y científicos hacen parte del desarrollo de las fuerzas productivas, las que a su vez tienen efectos sobre las formas de organización de la sociedad, entre los que se incluyen las relaciones económicas y de poder. Cuando los progresos aludidos se asumen para mantener las relaciones de poder predominantes, se ahondan las contradicciones sociales y se busca preservar el orden social a nombre de la cientificidad de las políticas económicas y sociales, las cuales supuestamente se dirigen hacia un objetivo neutral: la competitividad.

De esta forma la llamada sociedad del conocimiento (en tanto ámbito de la competitividad), se convierte en idea que subsume las relaciones de poder, la economía y los sistemas educativos, como procesos de innovación revolucionaria que liberaran al mundo de sus desdichas. Se niega cualquier otra posibilidad de sociedad que no sea el de las nuevas tecnologías de información y la comunicación puestas al servicio del actual orden económico internacional. En este contexto, el concepto de trabajo solo juega en tanto concreción del nuevo mundo tecnologizado, sin alusión a las formas de apropiación del producto social del trabajo. El trabajo se convierte en capacidad de adaptación a las nuevas dinámicas del avance de las fuerzas productivas, para salvar el orden social vigente.
El carácter alienante del discurso sobre el nuevo mundo del conocimiento, puesto como principal referente de la formación para el trabajo, conduce a examinar el sentido conservador de las innovaciones educativas, así como a plantear una perspectiva de cambios educativos que junto a las transformaciones tecnológicas aporten a la construcción de una organización social para garantizar la dignidad humana. Las opciones educativas están entre la innovación conservadora o la apropiación crítica de los progresos tecnológicos.

El referente general para los planteamientos en formación para el trabajo parte de caracterizar al mundo contemporáneo como la sociedad del conocimiento, en el entendido de que hoy las tendencias en el crecimiento económico y, vinculado a éste, la organización política y la producción cultural, dependen cada vez más y de forma determinante de las aplicaciones de la ciencia y la tecnología, facilitada por los avances en las tecnologías de la comunicación y la información.


OBSERVACION

Las nuevas tecnologías transforman los procesos productivos y posibilitan cambios políticos y culturales, donde lo determinante es que la elaboración de bienes y servicios se acerca a los consumidores, se desconcentra la producción y, consecuentemente, la organización del Estado se puede descentralizar acercando a los ciudadanos a ámbitos locales de participativos en procesos de tomas de decisión. Junto a estos nuevos rasgos generados por nuevas tecnologías, la creación cultural se pone a disposición de todos. Esto, claro está, se indica como tendencia general que no oculta las grandes diferencias materiales que hay para el acceso a los nuevos recursos informáticos, en razón de la precariedad de recursos para estos fines en los países no desarrollados, en lo que se ha denominado la brecha digital.
De esta forma se asume que la sociedad del conocimiento es aquella "con capacidad para generar conocimiento sobre su realidad y su entorno, y con capacidad para utilizar dicho conocimiento en el proceso de concebir, forjar y construir su futuro. De esta forma, el conocimiento se convierte no solo en instrumento para explicar y comprender la realidad, sino también en motor de desarrollo y en factor dinamizador del cambio social" Pero ese conocimiento y ese cambio se plantea en el contexto de las relaciones sociales predominantes, de tal forma que las transformaciones aludidas son las indicadas por los organismos financieros multilaterales.
Así, acceder a la sociedad del conocimiento implica la apropiación de los avances de la ciencia, la tecnología y la técnica. Esto conlleva dos problemas: de un lado el derecho al acceso al conocimiento nuevo a escala internacional, y la capacidad de los pueblos para que su apropiación sea viable y con perspectivas ciertas. El conocimiento se plantea como derecho porque es negado por la privatización de su producción, que a su vez contribuye a conservar y fortalecer las relaciones internacionales desiguales, poniéndose en práctica que el conocimiento es un factor de poder. Y, de otra parte, la posibilidad de apropiación depende del nivel alcanzado por los sistemas educativos nacionales, que permitan formar a la población en el uso, manejo y avance de los nuevos conocimientos producidos en el campo de la ciencia y la tecnología.

El poder se conserva con los avances científicos y tecnológicos; la educación para el trabajo está ante la disyuntiva de contribuir a cambiar esta situación o perpetuar las relaciones de dominación en la sociedad.


APORTACIÓN DE: ROMÁN RIZO PEREZ -Sf-
educación para migrantes

http://www.areandina.edu.co/portal/index.php?option=com_content&view=article&id=39&Itemid=18&lang=es

CONCETO:

¿QUÉ ES EDUCACIÓN PARA EL TRABAJO?


La educación para el trabajo consiste en aprender a prestar el mejor servicio personal mediante el propio que hacer profesional, presente y futuro.
Como es obvio, ello supone entender que en la educación –y, por tanto en la educación familiar- el éxito no es un fin sino un medio: el fin es el servicio, el mejor servicio.


También supone entender el trabajo como un servicio. En efecto, todo trabajo lícito, todo trabajo humano es un servicio. Es un servicio personal, doblemente personal, en cuanto que su autor y destinatarios son personas, y un servicio social, puesto que, bien hecho contribuye a la mejora de la sociedad.
Dicho de otro modo, la educación para el trabajo consiste en aprender a realizar un trabajo humano. Y ello requiere saber que es un trabajo humano, como se aprende a trabajar así y en donde se puede aprender.
APORTACIONES:
1.- Qué es un trabajo humano
La expresión trabajo humano recuerda, por contraste, la existencia de trabajos y humanos. Y sirve, en primer lugar, para distinguir el trabajo del hombre del trabajo del animal o de la máquina.


El segundo lugar, permite distinguir entre lo que puede y debe hacer el hombre en su ámbito profesional. Trabajo humano, lo mismo que acto humano, es algo realizado con libertad y, por consiguiente, con responsabilidad personal.
Por todo ello, no es propio del ser humano realizar un trabajo al nivel de la máquina o del animal. No es propio del ser personal realizar su trabajo de espaldas al desarrollo de su propia libertad.
El trabajo es algo que, habitualmente, referimos no a las máquinas ni a los animales, sino a los hombres –y a las mujeres-. Es, en éste sentido, una actividad tansformadora realizada de modo personal, por seres humanos. Es una actividad humana –con cierta dosis de originalidad, de iniciativa, de creatividad- y su resultado o producto –material o inmaterial- es la modificación de algo.
Recibe el nombre de trabajo humano en cuanto es un trabajo bien acabado, con competencia técnica, con perfección humana y con espíritu de servicio. Quizá deba hacerse notar que no es el trabajo el que da la dignidad al hombre, sino que el trabajo es testimonio de la dignidad de la persona humana. Por consiguiente, “no tiene ningún sentido dividir a los hombres en diversas categorías según los tipos de trabajo, considerando unas tareas más nobles que otras. El trabajo, todo trabajo, es testimonio de la dignidad del hombre, de su dominio sobre la creación. Es ocasión de desarrollo de la propia personalidad. Es vínculo de unión con los demás seres, fuente de recursos para sostener a la propia familia; medio de contribuir a la mejora de la sociedad, en la que se vive, y al progreso de toda la humanidad… conviene no olvidar, por tanto, que esta dignidad del trabajo está fundada en el amor. El gran privilegio del hombre es poder amar, trascendiendo así lo efímero y lo transitorio. Puede amar a las otras criaturas, decir un tu y uno llenos de sentido: por eso el hombre no debe limitarse a hacer cosas, a construir objetos. El trabajo nace del amor, manifiesta el amor, se ordena al amor”. [1]

existe un proyecto llamado AREA DE EDUCACION PARA EL TRABAJO.
El área de Educación para el Trabajo en la Educación Básica Regular tiene por finalidad desarrollar en los estudiantes capacidades y actitudes productivas, emprendedoras y empresariales para ejercer actividades
laborales y económicas, capitalizando las oportunidades
que brinda el mercado local, nacional y global en el marco de una cultura exportadora y orientada hacia el logro de competencias laborales identificadas con participación del sector productivo.
.
El área Educación para el Trabajo adquiere vital importancia en la formación integral del estudiante, debido a que desarrolla capacidades y actitudes que le permitirán lograr su auto - sostenimiento, realización personal y eficiente desempeño en sus actividades laborales y profesionales futuras, como trabajador dependiente o generador de su propio puesto de trabajo.



Capacidades del área. Son capacidades de relativa complejidad, sintetizan los propósitos
del Área Educación para el Trabajo y posibilitan el desarrollo de las capacidades
fundamentales; estas son:
Gestión de procesos. Capacidad para identificar necesidades y oportunidades del
mercado, planificar los procesos de producción, controlar la calidad, comercializar
lo que se produce y evaluar la producción.
Ejecución de procesos productivos. Capacidad para operar las herramientas y
máquinas y para realizar procesos de transformación de materia prima, ideas y
recursos en un bien o servicio.
Comprensión y aplicación de tecnologías. Capacidad para aplicar principios
científicos y tecnológicos que permitan mejorar la calidad y proporcionar valor
agregado al producto.
El área educación para el trabajo, con la finalidad de explorar las aptitudes e intereses vocacionales y desarrollar Capacidades y actitudes productivas, empresariales y emprendedoras, organiza los contenidos en tres componentes:
- Iniciación laboral.
- Tecnologías de base.

APORTACIONES DE ANALOURDES
http://www.mixcoac.upmx.mx/imprimir.aspx?doc=7631
.......................... ZUZU: EDUCACION PARA LA PREVENCION.


[1] Mons. J. ESRIVÁ DE BALAGUER: Es Cristo que pasa. Ed. Rialp. Madrid, 1981 No 47-48, pp. 110-111. (18 edición).

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
editado por lucero

Los cambios operados en los sistemas productivos internacionales han conllevado a las autoridades gubernamentales de diversos países a plantearse reformas educativas para adecuar la formación de nuevas generaciones a las exigencias de la economía mundial. Entre los tópicos reformistas se encuentra la formación para el trabajo, acorde con el papel preponderante de la información, el conocimiento, las nuevas tecnologías y las formas de organización en los procesos de producción de mercancías.

Los argumentos que soportan las reformas se dirigen a sostener que el mundo ha cambiado totalmente con los avances tecnológicos; especialmente en los campos de la información y la comunicación. Se anuncia de nuevo un nuevo mundo, el de la sociedad del conocimiento, como marco general para formar para el trabajo antes que para el empleo, para la flexibilidad antes que para la estabilidad laboral, para el trabajo en grupo antes que para la individualidad y para, entre otros cambios, el dominio de competencias básicas antes que para el aprendizaje de disciplinas científicas. Todo ello dirigido a garantizar una educación para la competitividad de las naciones.

La fuerza que el consenso sobre estos temas genera, se constituye en manto ideológico que invita a la duda. En este sentido es necesario analizar que los avances tecnológicos y científicos hacen parte del desarrollo de las fuerzas productivas, las que a su vez tienen efectos sobre las formas de organización de la sociedad, entre los que se incluyen las relaciones económicas y de poder. Cuando los progresos aludidos se asumen para mantener las relaciones de poder predominantes, se ahondan las contradicciones sociales y se busca preservar el orden social a nombre de la cientificidad de las políticas económicas y sociales, las cuales supuestamente se dirigen hacia un objetivo neutral: la competitividad.

De esta forma la llamada sociedad del conocimiento (en tanto ámbito de la competitividad), se convierte en idea que subsume las relaciones de poder, la economía y los sistemas educativos, como procesos de innovación revolucionaria que liberaran al mundo de sus desdichas. Se niega cualquier otra posibilidad de sociedad que no sea el de las nuevas tecnologías de información y la comunicación puestas al servicio del actual orden económico internacional. En este contexto, el concepto de trabajo solo juega en tanto concreción del nuevo mundo tecnologizado, sin alusión a las formas de apropiación del producto social del trabajo. El trabajo se convierte en capacidad de adaptación a las nuevas dinámicas del avance de las fuerzas productivas, para salvar el orden social vigente.

El carácter alienante del discurso sobre el nuevo mundo del conocimiento, puesto como principal referente de la formación para el trabajo, conduce a examinar el sentido conservador de las innovaciones educativas, así como a plantear una perspectiva de cambios educativos que junto a las transformaciones tecnológicas aporten a la construcción de una organización social para garantizar la dignidad humana. Las opciones educativas están entre la innovación conservadora o la apropiación crítica de los progresos tecnológicos.

El atractivo manto de la sociedad del conocimiento


Educación para el trabajo

Estimado usuario aquí encontrarás cursos gratuitos que pueden ser de utilidad para mejorar tu actividad laboral, obtener un buen empleo; o bien para que establezcas tu propio negocio.
En "Educación para tu chamba" podrás acceder a cursos breves de formación para el trabajo en áreas como:
    • Mecánica automotriz
    • Turismo y sus servicios
    • Ventas y mercadotecnia
    • Mantenimiento de equipos de oficina y computadoras
    • Capacitación rural
    • Oficios diversos
    • Orientación ocupacional
    • Bolsas de trabajo
En el sitio "Formación de emprendedores", encontrarás cursos para tu propio negocio, en temas como:
    • Planeación de tu negocio
    • Administración de tu negocio
    • Financiamiento para tu negocio
    • Oportunidades para tu negocio
    • Cultura empresarial
Aquí mismo podrás consultar las "Guías de emprendizaje CONEVyT", que brindan conocimientos técnicos, administrativos y financieros para el establecimiento de un negocio en áreas como:
    • Mecánica automotriz
    • Construcción
    • Capacitación agrícola
Estos cursos son generados en línea por diversas instituciones publicas, privadas y sociales entre otras; CONEVyT, Banco Mundial, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, la Secretaría de Economía, UNAM, IPN, INEA, los CECATI, PROFECO, Inca Rural, Manpower, ITESM, Homemart, etcétera.

http://www.inea.gob.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=109&Itemid=238
aportado: educación para prevención maribertha
AREA DE EDUCACION PARA EL TRABAJO
:
Nuestro propósito es formar hombres y mujeres con capacidades y actitudes productivas emprendedoras y empresariales para que puedan ejercer actividades laborales y económicas que le permitan insertarse en el mercado laboral o generar su propio empleo; basado en valores y principios bíblicos cristianos.


Misión :
Somos un área innovadora, en un constante esfuerzo por:
· Brindar una formación integral, de calidad, propiciando el desarrollo espiritual y el equilibrio socio-emocional, con conocimientos técnicos y científicos de vanguardia e interesados en la preservación del medio ambiente.
· Tener un equipo de profesionales innovadores e investigadores, en constante actualización, capacitación profesional acorde con los cambios tecnológicos y superación personal.
· Aplicar métodos y estrategias innovadoras de acuerdo a la naturaleza del área y acorde a los Principios Axiológicos de la Institución.
· Contar con equipos y software de tecnología actual.
· Desarrollar en el estudiante, aptitudes vocacionales, competencias laborales, capacidades y actitudes emprendedoras, que permitan a los estudiantes desempeñarse en uno o más puestos de trabajo de una especialidad ocupacional, como trabajador dependiente o generar su propio puesto de trabajo creando su microempresa, en el marco de una cultura emprendedora


El área de Educación para el Trabajo en la Educación Básica Regular tiene por finalidad desarrollar en los estudiantes capacidades y actitudes productivas, emprendedoras y empresariales para ejercer actividades
laborales y económicas, capitalizando las oportunidades
que brinda el mercado local, nacional y global en el marco de una cultura exportadora y orientada hacia el logro de competencias laborales identificadas con participación del sector productivo.
.
El área Educación para el Trabajo adquiere vital importancia en la formación integral del estudiante, debido a que desarrolla capacidades y actitudes que le permitirán lograr su auto - sostenimiento, realización personal y eficiente desempeño en sus actividades laborales y profesionales futuras, como trabajador dependiente o generador de su propio puesto de trabajo.

Capacidades del área. Son capacidades de relativa complejidad, sintetizan los propósitos
del Área Educación para el Trabajo y posibilitan el desarrollo de las capacidades
fundamentales; estas son:
Gestión de procesos. Capacidad para identificar necesidades y oportunidades del
mercado, planificar los procesos de producción, controlar la calidad, comercializar
lo que se produce y evaluar la producción.
Ejecución de procesos productivos. Capacidad para operar las herramientas y
máquinas y para realizar procesos de transformación de materia prima, ideas y
recursos en un bien o servicio